Dinero, tiempo y personas en los juegos de mesa

Prólogo

 “Mi cumpleaños. Siempre voy a mi tienda favorita de juegos de mesa. Estoy muy emocionado, ¿Cuántas veces tienes la oportunidad de elegir? Es un momento mágico. Me siento feliz.

Sin embargo, algo raro me pasa, el establecimiento se me hace grande por momentos. Me mareo. No sé qué hacer, sé que es lo que quiero, pero hay tanto, ¿qué debería escoger?, ¿qué sería lo correcto?, ¿dejarme llevar por la lógica e ir a lo seguro o por el contrario ser impulsivo una vez más?”

Introducción 

Si lleváis un tiempo en este mundillo sabréis que los juegos de mesa no son para todo el mundo. No me entendáis mal, tenéis muchos tipos de juegos para elegir, pero no me refiero exactamente a eso.

Lo que no te cuentan en muchas partes es que es un riesgo comprar, ya que existen algunos factores a tener en cuenta antes de aventurarte a quedar “atrapado” por este vicio. Factores que los neófitos suelen pasar por alto y que debes tener presente, si no una cierta frustración se apoderará de ti. Ya sabéis que me gusta exagerar cuando escribo, pero creedme, no es agradable ver como las ansias de jugar se convierten en polvo que acaba cubriendo los títulos en tu ludoteca.

Dinero

“¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!” – Groucho Marx

No es ningún secreto que los tiempos que corren son difíciles y aquellos que dicen “El dinero no da la felicidad” son observados con recelo. “Eso es porque lo tienes”.

Sin meterme en asuntos de otra índole, estamos hablando de una afición cara, y eso que hay obras maestras que son realmente baratas, pero, en general, si quieres entrar en el Olimpo y llegar a tocar el verdadero maná vas a tener que rascarte los bolsillos y a veces no se puede sacar de donde no hay.

Las alternativas son interesantes y nosotros las defendemos en este blog (Print and Play o Tabletop Simulator son muy efectivas). No obstante, desprecintar la caja, encontrarte con la publicidad de la editorial, abrir el libreto de reglas, oler el aroma a tinta fresca de las cartas, ver los blísteres de cartón a rebosar de tokens, desplegar el tablero, las miniaturas, y como no, los dados. A los que nos gusta esto, los emuladores nos sirven como paliativo, pero al final nuestro “jugón” interior sale a la luz y es precisamente en ese momento cuando debemos tener cuidado, ya que, si compramos siendo viscerales, podemos cometer un error.

Dinero, Tiempo y Personas estantería

Tiempo

“No es el tiempo el que pasa, pasamos todos nosotros.” – Anónimo

La barrera del dinero a veces se puede flanquear si es tu cumpleaños, o celebras la Navidad esperando recibir regalos. Incluso podemos resignarnos y vivir con ello adoptando alguna de las soluciones que se proponen en este blog. Pero el tiempo es inevitable, inexorable, no se puede prestar ni intercambiar. No se puede comprar de segunda mano. Si ves que lo estás perdiendo lo inviertes en cosas realmente importantes como en ocuparte de las responsabilidades inherentes a tu propia existencia. Con lo que pregúntate ¿voy a tener de 30  a 120 minutos todos los fines de semana?, y si los tengo ¿será de manera ininterrumpida o justo cuando esté a punto de conquistar Desembarco del rey tendré que salir a comprar para prever la cena porque ya se está haciendo tarde?

Sea cual sea la respuesta a estas preguntas no te puedo decir lo que debes hacer, solo quiero que lo tengas en cuenta, porque lo mismo que está ahí escrito con verborrea e histrionismo, me ha pasado a mí, y a veces aun después de haber abierto una caja, sale tan pocas veces a mesa que… ¿es cosa mía o le está volviendo a salir el precinto?

Personas

“Cuando un juego entra en la mesa, algunos colegas salen por la ventana.”

Lo has logrado, ya es tuyo, te ha costado, pero ya lo tienes. Lo pones en tu estantería lo miras emocionado porque… ¿acaso no es hermoso? Has conseguido eludir todas tus responsabilidades y parece que tienes un poco de tiempo. Invitas a tus amigos a pasar una velada lúdica en tu casa, y aunque alguno te pregunta con cierta suspicacia “¿pero esto de que va?, ¿vamos a jugar otra vez al Monopoly?” tú decides no darle mucha importancia, al fin y al cabo ¿a quién no le gustan los juegos de mesa?

Esta devoción puede llegar a ser insatisfactoria. La gente se agobia con las mecánicas, o teniendo demasiadas fichas, puede que la estrategia a seguir sea difícil de captar a la primera o simplemente “si es de pensar” no le apetece.

Podría recomendaros algunos juegos en solitario que están muy bien resueltos (quizás en otro artículo), pero, en el fondo, reunirse con otros para “clavarse puñales en la espalda”, colaborar para vencer una inteligencia artificial, internarse en una mazmorra o participar en un duelo de astucia, siempre te dejara mejor sabor de boca. En un mundo en que las nuevas tecnologías nos están individualizando, deberíamos tender a las relaciones humanas. No perdamos también esta oportunidad.

Dinero, Tiempo y Personas grupo

Conclusión

Dinero, tiempo y personas. Estoy casado y soy padre de familia. Tengo miles de responsabilidades y lo que he descrito antes son experiencias subjetivas de una vida que me encanta y de la que, en mayor o menor medida, los juegos forman parte. Aunque no tanto como me gustaría. Si por casualidad estáis en la misma situación que yo, entenderéis perfectamente de lo que hablo. Si no debéis tomarlo como una opinión igual que cualquier otra.

Me encantan los juegos de mesa y siempre me han gustado. A veces me quedo mirando mi estantería, cojo un título, lo abro y saco el contenido, únicamente para verlo, para que le dé el aire. Leo de nuevo las reglas, miro las miniaturas y voy pasando las cartas una por una detenidamente. Lo guardo todo de nuevo y lo coloco en su sitio. No sé por qué, pero me hace sentir muy bien, aunque siempre hay soluciones

Epílogo Dinero, Tiempo y Personas

 “Aun no puedo creer que lo haya hecho. A ver si consigo reunir a 6 personas para jugar a esto. Dice que la duración media son 3 horas. Puede que solo lo juegue 3 o 4 veces en un año, espero que merezca la pena porque por el precio que tiene.

Me dan la bolsa con el juego dentro que por cierto pesa muchísimo y eso siempre es buena señal. Soy perfectamente consciente de lo que acabo de hacer, ha sido algo visceral, noto como la incertidumbre se apodera de mi cuanto más me acerco a mi casa. Al llegar, pongo mi adquisición en la estantería y me pregunto cuándo volverá a salir… puede que nunca, pero entonces ¿por qué no puedo dejar de sonreír?”

Halconmaltes

Nací escuchando a Mecano, jugué al Imperio Cobra, me peleé con mi Amiga 500, salí llorando del cine al ver a E.T. y aluciné con las bromas del Joker. Me ilusiona desprecintar un juego, oler las páginas recién impresas de un cómic, comerme la mitad del paquete de palomitas con los trailers, cantar en "espanglish" o convertirme en el protagonista de una aventura gráfica. Si tus gustos se parecen a los nuestros has venido al lugar adecuado, toma asiento y disfruta porque ya estas en casa.

9 comentarios sobre “Dinero, tiempo y personas en los juegos de mesa

  • el 1 Marzo, 2017 a las 12:30 pm
    Permalink

    ¡Hola! Desde Ludo Laudo nos sentimos de verdad muy identificados. No tenemos hijos, pero la afición de juegos de mesa entre nuestros amigos ha pasado del Catán, Jungle Speed o el Concept a tener solo la afición nosotros dos.

    Nos peleamos por encontrar juegos de dos personas, o con buenas mecánicas a dos personas, y una 50% de nuestra librería son filtres y juegos ligeros porque la gente se aburre a la primera con estrategias, mecánicas, excepciones, etc. Quieren jugar a algo rápido y sencillo, pero a nosotros nos gusta todo lo contrario.

    Es cierto que hemos podido conseguir un cierto equilibrio con los cooperativos, ya que jugadores neófitos se prestan más a ser ayudados y aconsejados que a tener a un experto jugando en contra. Es más, les sienta mejor la derrota (y la victoria) cuando es en contra de una inteligencia artificial, i. e. el propio tablero.

    La única solución es intentar hace una partida una vez al mes (es muy difícil en grupos, por eso mejor tener juegos para 2), tener muchos fillers para grupos y antes de comprar a lo loco los 100 primeros títulos del ranking de mejores juegos de mesa de la BGG, consultar reviews, ver videotutoriales, y preguntarte: ¿Realmente va a salir de la estantería más de 5 veces?

    Ánimo a todos lo jugones. No estáis solos.

    Respuesta
    • el 1 Marzo, 2017 a las 12:47 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias por vuestro comentario. Realmente siempre me ha resultado un “problema lo expuesto” en este artículo, sin embargo, hay soluciones para todo. Gracias por dejar tu punto de vista. Siempre son bienvenidos. Un fuerte abrazo

      Respuesta
  • el 2 Enero, 2017 a las 11:29 am
    Permalink

    He leído el post y pensaba… Esto cómo ha salido de mi cabeza? xDDD Creo que la situación que describes la tenemos muchos, pero como padres estamos creando nuevos jugadores no? Y siempre queda la esperanza de echar una partida casi por casualidad con los amigos 🙂

    Respuesta
    • el 2 Enero, 2017 a las 11:45 am
      Permalink

      Tienes toda la razón, de hecho, la idea de que después sean mis hij@s los que jueguen conmigo es uno de los motivos por los que sigo en este “mundillo”. Si aceptas un humilde consejo, yo suelo consultar las páginas de Haba Games, Mercurio o Asmodee para encontrar títulos adaptados para mis peques. Gracias por leer nuestro artículo y comentarlo. Un saludo 😉

      Respuesta
  • el 31 Diciembre, 2016 a las 5:24 pm
    Permalink

    Me he sentido muy identificado leyendo el artículo. Un saludo!!!

    P.D. Soy “archivomistico” en Steam. Cuando queráis echamos unas partidas 😉

    Respuesta
    • el 31 Diciembre, 2016 a las 6:14 pm
      Permalink

      Hola archivomistico, me alegro de encontrarte también por aqui. Lo primero es gracias por venir al Baúl y leer nuestros articulos. Y este está basado en mi experiencia por lo que agradezco encontrar gente que se sienta identificada. Te mando un abrazo y espero que vuelvas pronto.

      Respuesta
  • el 28 Diciembre, 2016 a las 2:39 am
    Permalink

    A mi me pasa igual que lo has descrito, lo abro, miro, leo, toco, luego pienso en mil jugadas se me sube la adrenalina, pienso en amigos a los cual llamar para jugar, pero luego coloco todo y me pongo a pensar que nadie tiene tiempo… pero ese subidón no me lo quita nadie y ahí esta hasta que mis hijos puedan jugar conmigo…

    Respuesta
    • el 28 Diciembre, 2016 a las 10:01 am
      Permalink

      Lo primero, muchas gracias por leer nuestro blog. Es agradable darte cuenta que no estás “loco” jajajajajaja. Lo que cuento, de hecho, me ha pasado recientemente con la compra de Juego de Tronos el juego de tablero. Me encanta pero se que no saldrá mucho a mesa. Eso fue mi inspiración para el artículo. Un saludo

      Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: