La tercera edad y los juegos de mesa

Prólogo

Lo recuerdo como si fuera ayer. Me sentaba en un baúl lleno de vinilos. Mi tío estaba frente a mi y ponía el tablero sobre una pequeña mesa de madera antigua que solamente se usaba en esas ocasiones. Nunca me dejaba elegir blancas. Y entonces comenzaba la partida: peón de rey a E4. Yo solía mirar la televisión sin cesar, hablaba por los codos o me distraía con el zumbido de una mosca. Mi tío se desesperaba jugando conmigo. No recuerdo cuantas veces perdí al ajedrez con él, pero si que recuerdo que solo le gane una vez. Nunca olvidaré su sonrisa al verme feliz. 

Tengo la suerte de haber trabajado con las personas mayores durante mucho tiempo. La tercera edad, como lo llaman muchos, me ha enseñado muchísimas cosas. Pero creo que lo mejor será empezar por el principio y ver poco a poco como encaja todo en el maravilloso mundo de los juegos de mesa.

Introducción

El cinquillo, el dominó, el mus, ajedrez, las damas, el tute, el parchís, la oca o la escoba son juegos que muchos de nosotros miramos de lejos y de hecho estoy seguro que en más de una ocasión, incluso nos hemos reído de ellos. Somos los hijos de una generación en la que lo más antiguo que recordamos es el Monopoly, el Risk, el Cluedo. Si hemos tenido suerte quizás hayamos tomado contacto con el catalogo de Cefa y si estamos aquí es por títulos que nos han abierto los ojos como Hero Quest, Cruzada Estelar, Virus Omega y demás títulos de los que ya hemos hablado en este blog.

¿Cuantos de vosotros podéis decir que habéis jugado una partida de Hero Quest con vuestra abuela?. No creo que la mía lo entendiera del todo, pero se que lo hizo por mí. Es algo que agradezco todos los días.

Me he pasado cuatro años intentando enseñar a la tercera edad como se copian y se pegan carpetas, como se les ponen nombres o como se escribe un correo electrónico. Sus caras de asombro por la magia de la informática aun me hacen soltar una carcajada de vez en cuando. Y curiosamente a raíz de una articulo que habéis leído aquí, se me ocurrió un experimento. Llevar los juegos de mesa actuales a mis antiguos alumnos.

“El joven conoce las reglas, pero el viejo las excepciones.” Olliver Wender Holmes

Contacto con la tercera edad

Lleve unos cuantos juegos para hacer una prueba de contacto a los alumnos de una clase de ejercitar la memoria. Ya estaban acostumbrados a usar algunos juegos como ejercicios, pero siempre eran “viejos” conocidos. Normal teniendo en cuenta que la persona que se encargaba del grupo tiene 82 años.

Las reacciones a según que juegos fueron dispares. Voy a comentaros las que me resultaron mas interesantes:

Chupacabra tercera edad

Al probar juegos como Halli Galli o Jungle Speed. Juegos con carga motriz y visual, aun siendo títulos que les gustaron y generaron muchas risas, era evidente que resultaban complicados para ellos dado que, por ejemplo en el Jungle Speed, el totem acababa en el suelo bastantes veces. Por no hablar que los errores eran mas comunes que los aciertos. Y si hablamos del Halli Galli , la experiencia fue mas fluida, pero similar en casi todos los aspectos.

Con el Dooble todo fue bastante mejor. Mucho mas entretenido para ellos. Más sencillo y de hecho mas rápido. Lo gracioso es ver como disfrutaban y sobre todo como se picaban. Eso creo que fue lo mas divertido.

Lo mas curioso fue que los dados, que ya sabéis que me encantan, se les daban de miedo. Probamos Chupacabra y uno más infantil llamado Ugah Ugah!. Este último no tuvo mucho éxito porque no les gustó la temática. Pero curiosamente Chupacabra fue la sensación. Mecánicas muy fáciles con las que además les costaba menos familiarizarse. Yo estaba en mi salsa.

Conclusión

Después de “experimentar” con la tercera edad he llegado a la conclusión de que los dados se les dan genial. Los juegos que mejor se adaptan a ellos son aquellos en los que las mecánicas se parecen a otros de su generación. Pero lo mas importante que he aprendido es que la experiencia ha sido enriquecedora, nuestros mayores aún tienen mucho potencial y creo que deberían estar mas presentes en este mundo, por ellos y, por supuesto, por nosotros.

“El viejo no puede hacer lo que hace un joven; pero lo que hace es mejor.” Cicerón

Ajedrez tercera edad

Epílogo

Después de jugar aquella partida, no quise jugar  nunca mas porque quise quedarme con el sabor de que por fin la victoria era mía. Ahora que soy adulto me doy cuenta de algo de lo que no era consciente en ese momento. Me dejó ganar. Ahora me arrepiento de todas aquellas veces que no me senté en ese baúl. Ahora cuando juego al ajedrez reconozco que me cuesta escoger blancas.

Halconmaltes

Nací escuchando a Mecano, jugué al Imperio Cobra, me peleé con mi Amiga 500, salí llorando del cine al ver a E.T. y aluciné con las bromas del Joker. Me ilusiona desprecintar un juego, oler las páginas recién impresas de un cómic, comerme la mitad del paquete de palomitas con los trailers, cantar en “espanglish” o convertirme en el protagonista de una aventura gráfica. Si tus gustos se parecen a los nuestros has venido al lugar adecuado, toma asiento y disfruta porque ya estas en casa.

4 comentarios sobre “La tercera edad y los juegos de mesa

    • el 2 marzo, 2017 a las 16:06
      Permalink

      Grac….espera espera…¿tu no eres la que no quieres que te den “las gracias”?, jummmmm, pues lo dejaremos en un “me alegro de que te haya gustado” Ala! 😉

      Respuesta
  • el 2 marzo, 2017 a las 10:05
    Permalink

    el siguiente paso un eurete medio, un puerto rico o un catan … a ver que tal 🙂

    Buen articulo 😀

    Respuesta
    • el 2 marzo, 2017 a las 12:28
      Permalink

      Lo tendré en cuenta “compi” jejejejejejeje. Gracias por comentar como siempre 😉

      Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: