Vampiros: La sangre es la vida

¿Dónde están?, ¿qué ha sido de ellos?, ¿en qué los hemos convertido?

Los Vampiros son los no muertos por excelencia. La creencia popular actual de que los zombis son los monstruos más utilizados en cualquier medio de comunicación es errónea.

Me gustaría hablar un poco de ellos, contaros su antigüedad, quien es el padre de todos ellos y hasta donde ha llegado su influencia. Intentare ser conciso y nombrar solo lo más importante. Aunque no prometo nada.

Aquel irlandés loco

Si los vampiros tienen un origen está muy claro que provienen de la pluma de Bram Stoker en 1897. Su creación Drácula (también conocido como Vlad el Empalador) es el primero. De él nace todo. Él es el principio y pese a lo que se piense, su muerte será el final.

A partir de aquí es donde comienza nuestra historia…

Nosferatu vio la luz en 1922 como cinta de terror que sobrecogió a público y crítica sin acercarse ni un ápice a la novela de Stoker.

Pero no debéis preocuparos porque no se tardó mucho en hacer una adaptación medianamente decente sobre el magnífico Conde. Bela Lugosi, en 1931, interpretó a uno de los mejores Draculas de la historia.

Y no será el último. Christopher Lee o Gary Oldman le dieron al Príncipe de los Cárpatos el honor que merecía. En el primero de los casos, convirtiéndolo en el monstruo sexual y sangriento que todos sabíamos que era. Añadiendo Coppola en el segundo, el concepto de la redención a través del amor.

Han existido muchos reyes de los vampiros desde entonces, pero ninguno ha llegado al carisma de estos cuatro genios de la interpretación.

¿Qué ha pasado con sus vástagos?

Los hijos de Drácula han sido problemáticos, rebeldes, salvajes, irresponsables y asesinos. Siempre hay excepciones, pero en general los vampiros descendientes no han seguido la estela de su padre.

Digno sucesor del legado de Vlad Tepes podría ser Lestat. Creado por Anne Rice y adaptado a la gran pantalla en la maravillosa Entrevista con el Vampiro, se sentía orgulloso de su condición de no-muerto. Mataba por puro placer. Con sutileza, elegancia, sensualidad y cierto refinamiento, atraía a tus victimas hasta su trampa y les robaba la vida. Loius fue su única debilidad. Su alma mortal los traicionó a los dos. ¿Dónde estás ahora Lestat?

Juventud, divino tesoro

Los vampiros jóvenes siempre han sido los más problemáticos. Para Deacon Frost en Blade, los humanos somos ganado. Estamos aquí para servir de alimento. Sin embargo, las consecuencias de su rebelión podrían ser devastadoras. La película Soy Leyenda es la prueba de ello.

Intentaron adaptarse. Pero no funcionó. En Jovenes Ocultos no entiendieron el concepto de pasar desapercibidos y al final siempre son descubiertos. La masacre en Barrow, Alaska, durante 30 Días de Oscuridad lo demuestra. A veces solo son capaces de comportarse como animales.

Los Cullen, cuando llego Crepúsculo, consiguieron adaptarse bastante bien a la sociedad moderna y conseguir controlar el ansia de sangre e incluso salir a la luz del sol. Pero se mezclaron demasiado con los humanos. Son considerados indignos y traidores a su propia raza.

Y la guerra eterna

Loa vampiros no han conocido la paz. Van Helsing y otros cazadores excéntricos no han sido los únicos peligros que los han acechado. Existe un submundo en Underworld, donde los no-muertos están en guerra. Licántropos y Vampiros no conocen la paz y si quieren mi opinión, nunca la conocerán.

Lucien y Sonja lo intentaron y pagaron cara su traición. La pureza de la raza es más importante que cualquier posibilidad de adaptación al medio. ¡Que gran error! La cantidad de cosas que podríamos compartir.

¿Queremos ser vampiros?

La inmortalidad, la eterna juventud, estar más cerca de Dios. Conceptos que los seres humanos ansiamos desde el principio de los tiempos y sin embargo, no entendemos la gravedad de nuestras pretensiones. Nunca estaríamos dispuestos a pagar el precio, ya que ¿quién quiere ser alimento de inmortales?, ¿quién quiere morir, para vivir para siempre?.

Halconmaltes

Nací escuchando a Mecano, jugué al Imperio Cobra, me peleé con mi Amiga 500, salí llorando del cine al ver a E.T. y aluciné con las bromas del Joker. Me ilusiona desprecintar un juego, oler las páginas recién impresas de un cómic, comerme la mitad del paquete de palomitas con los trailers, cantar en "espanglish" o convertirme en el protagonista de una aventura gráfica. Si tus gustos se parecen a los nuestros has venido al lugar adecuado, toma asiento y disfruta porque ya estas en casa.

2 comentarios sobre “Vampiros: La sangre es la vida

  • el 17 Abril, 2017 a las 11:03 am
    Permalink

    Muy buen articulo 😀 me ha gustado bastante.

    Respuesta
    • el 2 Mayo, 2017 a las 10:16 am
      Permalink

      Gracias Belial, se que he sido muy benevolente con la saga Crepúsculo pero tampoco hay porqué ensañarse 😉

      Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: